Dos detenidos del grupo que asesinó a joven por tomarse foto en La Rumorosa; fue confusión, dijo Fiscal

314
0

La Fiscalía General del Estado realizó cateos en el poblado turístico

Por Inés García Ramos/Punto Norte

TIJUANA.- El fiscal general del Estado, Ricardo Iván Carpio Sánchez, confirmó que hay dos personas detenidas como parte de la investigación de la privación de la libertad y asesinato del
joven Fernando Rodríguez, de 28 años, cuyo cuerpo decapitado fue dejado en Mexicali.

“Hay dos personas detenidas que tienen interés dentro de esta investigación, tenemos mucha información, las personas que componen este grupo criminal, las estamos buscando en
coordinación con autoridades federales en otros estados de la República, lo cual significa que es altamente probable que sean detenidos”, dijo a medios de comunicación.

Los primeros minutos del sábado 12 de noviembre, Fernando y sus dos mejores amigos se encontraban en el kilómetro 73 de la carretera de La Rumorosa, en Tecate, para tomarse una foto en la calle recién bautizada con el nombre de Jaime Maussan.
Después de tomarse la imagen juntos, los tres jóvenes regresaron a su vehículo, una camioneta Hyundai Santa Fe blanca, pero fueron abordados por sujetos armados a bordo de un automóvil Nissan March blanco, quienes comenzaron a agredirlos y a cuestionarlos por qué estaban ahí.

Fue entonces que Fernando intentó huir, pero fueron atacados a balazos y alcanzados por los delincuentes. Él y su amigo Jorge fueron heridos de bala, por lo que detuvo la marcha.
Los sujetos armados llegaron hasta la camioneta y sacaron a Fernando para privarlo de la libertad. Ayer martes 15 de noviembre, su cuerpo fue dejado a los pies del panteón El
Centinela, en la entrada de Mexicali desde Tecate.

Hoy, el titular de la Fiscalía General del Estado (FGE), Ricardo Iván Carpio Sánchez, explicó que desde el momento que tuvieron conocimiento de la privación de la libertad del joven, realizaron operativos en coordinación con el Ejército Mexicano y la Guardia Nacional, los cuales resultaron en la detención de dos personas, así como aseguramientos de domicilios y de armas de fuego.

Sobre los autores del crimen, quienes además dejaron herido a otro joven, de nombre Jorge y quien trabaja como fotógrafo de la diputada del Partido Acción Nacional (PAN), Alejandrina
Coral Quintero, manifestó “a las personas responsables las estamos buscando en otros estados de la República, tengan seguridad que no va a haber impunidad en ese sentido».

El fiscal general abordó el tema durante la conferencia de prensa ‘Miércoles de Mañanera’ que sostuvo la gobernadora Marina del Pilar Ávila Olmeda en Tijuana, esta mañana, así como al final de la misma.
Al respecto, Carpio Sánchez aseguró que “nos comprometemos a localizarlos, detenerlos y procesarlos”.

El titular de la Fiscalía manifestó también que los grupos hostiles y que desarrollan cualquier tipo de violencia, como los que llevaron a cabo este crimen, “no son bienvenidos en Baja
california, hemos arreciado las actividades operativas en este poblado de La Rumorosa desde que tuvimos ese tipo de incidentes”.
Sobre el móvil del crimen, el fiscal general dijo que hasta el momento, a partir de las primeras investigaciones y las declaraciones de los dos amigos de Fernando, quienes presenciaron los hechos, pareciera que los delincuentes los atacaron por una confusión, al asumir que por la hora en que se encontraban en esta zona despoblada, se dedicaban a actividades ilícita.

Relato de una de las víctimas

Cuando «pierdes» a un amigo.
Por Jorge Morán Heredia
Fernando Rodríguez Ocampo era un joven mexicalense, amigo muy cercano desde la preparatoria a quien admiro y estimo como no tienen idea, con quien tuve el placer de compartir muchas aventuras. La de esa noche de viernes/madrugada del sábado se suponía que era sólo una más.
Esa noche Fernando, Cristina y yo abordamos el vehículo de mi amigo con un simple propósito: Acudir a la recién nombrada calle «Jaime Maussan» en el poblado de La Rumorosa y tomarnos una fotografía ahí. Sólo eso. Y habíamos cumplido nuestro objetivo.
Sin embargo, fue segundos después de habernos subido a la camioneta con la intención de regresar a casa cuando, casi en punto de la media noche, un automóvil de un grupo armado se nos acercó, nos amenazó y al intentar escapar disparó en contra de nuestra unidad, hiriéndonos a Fernando y a mi. No conformes con eso, los cobardes bajaron a mi amigo del auto, ya fuera del camino, y se lo llevaron con rumbo desconocido, abandonándonos a Cristina y a mi en el lugar del ataque, ella afortunadamente ilesa.
Estoy convencido de que el haber acudido a Tecate a esas horas de la noche es una decisión con la que nos tocará vivir por el resto de nuestras vidas. Pero díganme ¿Cuántas personas no lo hacen? Sobre todo los jóvenes que, como nosotros, solo quieren salir, divertirse y crear recuerdos con nuestros seres queridos. ¿Acaso eso justifica que un grupo de «valentonados» con armas de fuego, que se creen dueños de las calles, acabe con la vida de las personas por el simple hecho de estar ahí?
Porque eso fue. Fue un ataque unilateral de un grupo armado en contra de un trio de turistas que «ni la debían ni la temían». NO FUE un combate entre bandas delictivas, NO FUE un ajuste de cuentas y NO FUE porque «se portaron mal» como la gente de escaso desarrollo mental acostumbra siempre intentar justificar cualquier acto de violencia que se vive en nuestro estado.
Desde el atentado, he escuchado mucha gente y recibido muchos mensajes diciendo que lo que me pasó fue un milagro. Estoy consciente que no cualquiera recibe cinco impactos de bala y vive para contarlo. De verdad estoy muy agradecido con la vida por poder abrazar nuevamente a mi madre, a mis hermanos y a mi familia. Pero esto no lo puedo llamar un milagro.
Para mi, un milagro es cuando una persona con pocas posibilidades de vida logra vencer una enfermedad o cuando alguien sobrevive a un aparatoso accidente. Vaya, cuando la vida prevalece ante errores o situaciones que van más allá de uno como ser humano. Perdónenme, pero la única manera en que hubiera podido llamar esto un milagro, es que los tres hubiésemos regresado con vida a casa.
Esa madrugada del sábado 12 de noviembre no «perdí» un amigo. Me lo arrancaron. Nos lo arrebataron a todos.

 

Artículo anteriorINICIA CESPM PROGRAMA ESPECIAL DE BACHEO EN MEXICALI
Artículo siguientePRESENTA DIPUTADA ALEJANDRINA CORRAL SU PRIMER INFORME

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí