Proponen regular delitos de Pederas en Baja California, propuso Dip. Mónica Bedoya

1091
0

Con penas de 9 a 18 años se castigaría a quien se aproveche de la confianza o subordinación sobre un menor de edad para cometer acto sexual

Comunicado de prensa

MEXICALI.- La diputada Mónica Bedoya Serna puso a consideración del Pleno de la Asamblea una iniciativa para regular el delito de pederastia, mediante la adición de los artículos 184 quarter y 184 quinquies al Código Penal del Estado.
La iniciativa fue presentada este jueves durante la sesión ordinaria de la XXI Legislatura, la cual fue coordinada por el diputado Rodolfo Olimpo Hernández Bojórquez, en su calidad de presiente de la Mesa Directiva del Congreso del Estado.
En su exposición de motivos la legisladora destacó que la protección a las niñas, niños y adolescentes, “debe ser primordial para cualquier legislador, pues ellos son el futuro de nuestro Estado y de nuestro país”.

“Por este motivo –añadió- ante todo debe prevalecer el interés superior del menor, que es un derecho reconocido tanto por leyes locales, como por las leyes federales, incluyendo nuestra Carta Magna y, además, por convenciones y tratados internacionales en los que nuestro País se ha suscrito”.

El propósito de la propuesta es regular el delito de pederastia, con la aplicación de una pena de nueve a dieciocho años de prisión y de setecientos cincuenta a dos mil doscientos cincuenta días multa, “a quien se aproveche de la confianza, subordinación o superioridad que tiene sobre un menor de dieciocho años, derivada de su parentesco en cualquier grado, tutela, guarda o custodia, relación docente, religiosa, laboral, médica, cultural, doméstica o de cualquier índole y lo  induzca o convenza a ejecutar cualquier acto sexual, con o sin su consentimiento”.

La diputada Bedoya mencionó que la pena  propuesta no es desproporcionada según el máximo Tribunal Judicial, pues lo único que se busca es la protección de un sector vulnerable de la sociedad, como lo son las niñas, niños y adolescentes.

Ahora bien –añadió-, como con cualquier otro delito sexual, la víctima no está exenta de sufrir amenazas por parte del agresor, pero en este caso, en particular por la cercanía del sujeto activo con el sujeto pasivo, en ocasiones la victima guarda silencio al sufrir este tipo de actos, ya sea por mantener la unidad familiar o por miedo a que no le crean, desgraciadamente este silencio trae como consecuencia que la conducta siga repitiéndose y que la víctima sufra mayor daño, “por ello consideramos que las penas propuestas son acordes a la gravedad del delito”, remató la legisladora.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí